Con mucho gusto recibiremos cualquier sugerencia, comentario o solicitud de información. Para esto ingrese los siguientes datos:
Nombre
Apellido
Teléfono
Correo electrónico
Mensajes

 

O escríbanos a: 

contactenos@claudiosuarez.cl

 
 
     

Hola Doctor:

Yo sufría de rubor facial patológico. Tengo 34 años y mi vida era una tortura... siempre estaba muy sola, no me gustaba compartir con nadie, ni con mi familia, hasta que un día de julio de 2009 vi un reportaje en la televisión de un joven que tenía el mismo problema que yo, que se había operado con usted y que estaba muy feliz.

El 22 de agosto de 2009 usted me hizo una simpatectomía... Ese es el día más feliz de mi vida, porque, gracias a Dios, la operación fue un éxito y desde ese momento nunca más he vuelto a ruborizarme.

Por eso, para quienes tengan este problema, quiero decirles que sí existe una solución: en la Clínica Santa María de Santiago trabaja el doctor Claudio Suárez, que es mi angelito. Gracias a él hoy vivo como una persona normal y feliz.

Gracias por siempre,

Yolanda C.

 
     

Hola Doctor:

Me he acordado muchas veces de usted, siempre decía le voy a escribir y después lo olvidaba.

Le cuento: me operé el 16 de septiembre de 2009 de simpatectomía para el rubor facial patológico, y ha sido fantástico... Noté los cambios de inmediato. Al principio el tema de la sudoración compensatoria no estaba bien regulado, pero con el pasar de los días está cada vez más estable. Estoy absolutamente feliz y lo recomiendo en un 100%. Al menos para mí los efectos colaterales --sudoración compensatoria y las manos secas-- no son tema. Ahora pienso que lo debería haber hecho hace mucho tiempo.

Sólo me queda agradecer e incentivar la labor que tanto usted como el doctor Enrique Jadresic hacen... es fantástica y creo que debiese tener mucha más difusión.

Saludos,

Andrea F.

 
     

Estimado Doctor:

El motivo de la presente es para agradecer a Ud. y a todo el equipo médico y profesional por el excelente trato y trabajo que realizaron para que todo saliera bien en mi operación de rubor facial patológico. Aprovecho también de contarle que, después de la operación, según yo sentía que me ponía colorada, pero sólo era la sensación, porque con el pasar de los días fue desapareciendo. La prueba de fuego fue cuando tuve que realizar una capacitación a la semana siguiente, y ahí el cambio fue muy notorio: ya no me pongo roja o al menos NO como antes (me ponía tan roja casi morada que parecía que me estuvieran ahorcando ). Ahora es diferente. Creo que una sola vez sentí un leve sonrojo cuando conversé con mi jefe, pero fue tan poquitito (en los pómulos) que hasta me veía linda. Respecto a la sudoración compensatoria, no he tenido ningún problema, sólo siento un poco de calor en las piernas y espalda baja pero no es siempre. Me sucede sólo en aquellas situaciones en las cuales "antes" me habría puesto roja, así que no me molesta ni nada, es una sudoración muy pero muy leve. Les mando un abrazo muy afectuoso y espero que sigan ayudando a pacientes con este problema.

Con cariño se despide,

Magdalena

 
     

Hola Doctor:

Aquí estoy en Estados Unidos hace 20 días. Ya nos instalamos en un departamento y estoy haciendo mi currículum para salir a buscar trabajo. Desde la operación he sentido un cambio muy fuerte en mi vida. Me siento más relajada y más libre. Me ha servido mucho la simpatectomía con este gran cambio de domicilio, interactuar con personas y hablar inglés con algunos errores y acento distinto. Ya no me pongo roja, no me siento tan expuesta. Siento que mi postura ahora es más confiada y más tranquila. Me imagino que hubiera sido muy distinto todo sin la operación. Aquí ahora es invierno por lo que la sudoración compensatoria no ha sido mucha. Sólo los primeros días cuando buscamos departamento y caminamos mucho me sudó la espalda y el estómago. Una vez tuve que cambiarme de polera, pero quizás fue porque estaba muy abrigada con parka. En todo caso, yo sabía que era el "precio" que había que pagar para evitar el rubor facial. En todo caso, doctor, estoy muy contenta. Le agradezco mucho el que me hayan echo un espacio en su ocupada agenda para operarme.

Mucha suerte en todo y muchos saludos,

Cristina

 
     

Hola doctor:

Mi nombre es Daniela O. y me operé con usted el 3 de octubre de 2003 en Valdivia , su primera operación en esa ciudad. En ese entonces yo tenía hiperhidrosis en las manos. Luego de la operación todo anda perfecto en mi vida. Recuperé la confianza y la seguridad en mí. Ahora estoy en proceso de titulación de Ingeniería en Informática, y no hay día que no me acuerde de usted y su equipo, y de todo lo que hicieron por mí.

De verdad muchas gracias.

Daniela O.

 
   
Hola doctor:

Le escribe Paulina T., una de las pacientes que usted operó en la Clínica Alemana de Valdivia el 4 de julio de 2008. Ya han pasado algunas semanas de la operación y todo anda excelente. No he vuelto a transpirar por mis axilas, aunque ahora sudo un poco por otras partes, como corresponde (sudoración compensatoria), pero no es una molestia. Volví a hacer Pilates y no he tenido ningún problema.

Le vuelvo a dar las gracias por haberme operado. No se imagina cuánto me ha cambiado la vida. Estoy en un 110% satisfecha. Muchas, pero muchas gracias.

Paulina T.
 
     

Querido doctor  Suárez:
 
Le escribo para contarle que hace 1 año me realizó una  cirugía de  hiperhidrosis, y desde ese momento, todo cambió para mejor. Mi  familia y yo siempre nos acordamos de usted,  y sólo me queda darle las gracias,  nuevamente, por mejorar mi calidad de vida.  No se imagina  lo normal que es ahora usar el computador, tomar un vaso sin que se resbale  o dar la mano en una entrevista de trabajo.  
 
Espero que siga ayudando a tantas personas que  sufren de este problema, ya que la felicidad que nos entrega es  impagable.  
 
Se despide cariñosamente,  
Andrea G.